Bogotá, una oportunidad de educación vivencial.

    Definitivamente visitar otro país cambia nuestra perspectiva del mundo, nos exponemos  a la gente, la cultura, la ropa, la comida y la música; nos permite apreciar lo maravilloso que es vivir. También nos ofrece la oportunidad de poner en práctica el aprendizaje vivencial, no es lo mismo leer sobre una mina de sal que visitarla y estar 180 metros bajo la tierra dentro de una montaña y ver el resultado de trabajo de cientos  de mineros para construir  una catedral como muestra de su enorme Fe. 

Ahora les contaré un poco de mi experiencia en nuestras vacaciones,  por el receso escolar de Gabriela Sofía,  en la tierrita Colombiana.

Llegamos al aeropuerto el Dorado en la  ciudad de Bogotá, en un vuelo de Copa Airlines pasadas las 9 de la mañana del sábado, luego de pasar migración y retirar nuestras maletas nos desplazamos hacia La Candelaria , centro histórico de Bogotá (http://www.lacandelaria.info), a recibir la casa que alquilamos por medio del servicio AIRBNB, dejamos las maletas y nos fuimos inmediatamente a conocer la primera atracción, el Cerro Monserrate, (http://www.cerromonserrate.com/es/), subimos al cerro por medio del  funicular y bajamos usando el teleférico

 

Luego tomamos un Uber Pool para volver a La Candelaria, a diferencia del servicio de Uber que he usado en Panamá y en Estados Unidos en Bogotá debes especificar la cantidad de asientos que necesitarás al hacer la reserva.  Almorzamos en el Restaurante Antigua Santa Fe (https://www.degusta.com.co/restaurante/bogota/antigua-santafe_1001.html)ubicado en  en La Candelaria, Calle 11 Nº 6-20, pedimos  un ajiaco y un sancocho acompañado de arroz blanco y aguacates,  la atención fue excelente y la comida deliciosa.

 

Luego de un buen almuerzo nos dedicamos a recorrer la peatonal o la carrera 7, entre la calle 11 y la calle 24, conocimos la Plaza Bolívar, avistamos la impresionante Catedral Primada y visitamos el museo de Botero (http://www.banrepcultural.org/museo-botero), el cual alberga una numerosa colección de obras donadas a Colombia por el artista Fernando Botero, con la intensión de difundir el arte y la cultura en ese país.   Terminamos el día visitando el restaurante estilo francés Café de La Peña ubicado en la Carrera 3 N° 9-66.

 

Amaneció el domingo, así que la visita obligada es el mercado de las pulgas ubicado en el barrio de Usaquén (http://www.pulgasusaquen.com),  muchos artesanos ofrecen productos.  A un costado del mercado está el centro comercial Hacienda Santa Barbara por lo que aprovechamos para conocerlo, terminamos nuestro recorrido de compras en el centro comercial Unicentro. 

 

Llegada la hora de almorzar, nos dirigimos hacia Chía en la localidad de Cundinamarca, para cumplir con nuestra reservación en Andrés Carne de Res (http://www.andrescarnederes.com),  este lugar impresiona y cumple a cabalidad con las recomendaciones que me dieron.  El lugar es enorme,  con diferentes espacios temáticos, a nosotros no tocó  en la sección del Purgatorio y en la mesa Luciano. Nos atendieron Stephanie y Karim, quienes nos explicaron con detalle la mecánica del restaurante y nos hicieron las respectivas recomendaciones. A final nos decimos por tostones con queso paipa fundido,  una punta de anca, una pechugas de pollo y costillas a la parrilla, estas últimas de las mejores que he comido, estaba saborizada con panela.  Tuve la oportunidad de conocer a Andrés Jaramillo, el propietario de este restaurante, me comentó que sus planes de abrir un Andrés Carne de Res es Panamá se esfumaron por el caso Waket, ya que abriría en Zoho Mall.

 

Completado nuestro almuerzo nos dirigimos al pueblo de Sopó a probar las fresas con crema de La Cabaña Alpina, un acogedor parador, de arquitectura europea y amplios espacios propiedad de  la empresa Alpina ( la estrella azul de Colombia) tiene un espacio tipo parque en donde los lugareños pasan un rato en familia degustando los productos de la empresa.  

​Llegó el día que estaba esperando,  a media mañana iniciamos el viaje a Zipaquirá,  donde está ubicada la Catedral de Sal (http://www.catedraldesal.gov.co/).  Realizamos el recorrido guiado en donde nos fueron explicando cada detalle que conforma la catedral, nos llevaron por cada una de las estaciones del vía crucis  hasta llegar a las  tres naves que conforman la catedral, cuentan con un espectacular show de las luces,  un espejo en el agua y  una película llamada NUCUMA.

 

Terminado este espectacular recorrido, ya que estábamos en los llanos, almorzamos en el Asadero Restaurante Brasas del LLano, en donde  pedimos una  mojarra asada y unas terneras asada y los adultos degustamos la  cervezas artesanal BBC.

 

Para terminar este día lleno de aprendizaje  pasamos a realizar algunas comprar en centro comercial de los  outlets  ubicado en a en la Ave. Americana, un lugar donde hay tiendas de descuento de las principales marcas.

En nuestra visita a Colombia tuvimos muchas experiencias de aprendizaje, desde el proceso de hacer las reservaciones, el manejo de una divisa distinta,  movilizarse en una ciudad donde viven 7 millones de personas,  conocer una mina y toda la información alrededor de de esta, conocer los llanos colombianos,  utilizar un funicular, un teleférico,  ver obras de arte creadas en el siglo XVIII etc.

 

La educación de nuestros hijos es tan importante que no la podemos dejarla en manos de gobiernos y profesores. Nuestra participación activa como padres es vital, nuestro compromiso debe ser desarrollar su habilidad de aprender y adaptarse a los cambios,  pues esta competencia les permitirá sobresalir en un mundo cada vez mas globalizado.  Los viajes ayudan mucho a potenciar la curiosidad, lograr que tengan experiencias de aprendizaje reales y que descubran otras culturas y costumbres.

 

Cualquier destino es bueno, pero si no conoces Bogotá, puedes usar la información que comparto para planear las siguientes vacaciones familiares y recuerda compartir esta entrada en mi blog en tus redes sociales.

 

Please reload

Eduardo Snape -
Docente,Consultor, Ejecutivo de TI.
Búsqueda por Tags
Please reload

© 2016 Del Escritorio por Eduardo J. Snape A.

Panamá, República de Panamá -  esnape@eduardosnape.com  -  507 6615-1093